Correr en la noche ventajas y precauciones



Somos muchos los aficionados al running a los que nos gusta salir a la calle y disfrutar dejando el mundo atrás. Pero es verdad que con este calor de 40 grados a la sombra ponerse las zapatillas se queda un poco en el olvido. Pero eso no quiere decir que tengamos que renunciar a nuestra pasión, de hecho podemos disfrutar de un modo diferente saliendo a correr por la noche. Porque además de sentir el fresquito, la práctica deportiva en este momento del día tiene muchos más beneficios de los que crees y te los vamos a contar:

Ventajas de correr por la noche

Nuevas sensaciones

Algunos dicen que correr por la noche es casi otro deporte, ya que tu vista no llega a ver el la meta y los demás sentidos se agudizan. Tienes que correr poniendo a prueba tu oído y haciendo que tu cuerpo gaste energías de un modo diferente porque su visión del recorrido es distinta.

Liberación de tensiones acumuladas

Tras un día de intenso trabajo podrás ponerte las zapatillas de running hasta que hayas liberado todo el estrés.

Consumo de las energías obtenidas durante el día

Correr por la noche es una de las mejores formas de conciliar el sueño ya que habremos gastado todas las energías que nos quedaban del día. Así que cuando lleguemos a casa solo querremos ducharnos, meternos en la cama y dormir bien a gusto.

Menos aglomeraciones

Lo mejor de correr de noche es que las calles están vacías, no hay tantos coches y tampoco viandantes o runners como tú. Así que podrás disfrutar de una carrera con menos distracciones y más espacio para ti y para descubrir nuevas rutas.

Precauciones para correr por la noche

Corre por zonas que conozcas

Sobre todo si están muy alejadas de la ciudad o con poca luz, ya que por muy rápido que corras nunca sabes lo que te puede pasar.

Equípate con ropa con elementos reflectantes

Si vas a correr por la noche por zonas por las que circulan vehículos, es importante que te vean y no pasar desapercibido.